Réquiem por las Unidades Vecinales de Lima | Sharif Kahatt

14 Septiembre 2015

Réquiem por las Unidades Vecinales de Lima
Por Sharif Kahatt*

“No hagas pequeños planes. No tienen la suficiente magia para hacer arder tu sangre y probablemente por eso no serán realizados. Haz grandes planes, apunta alto con esperanza y trabajo, recordando que un lógico y noble diagrama, una vez hecho, sobrevivirá, y perdurará un largo tiempo después que nos hayamos ido, y se convertirá en algo vivo, consolidándose cada vez con mayor contundencia” Daniel Burnham, Chicago, 1909.

Unidad Vecinal Mirones, Cercado de Lima, 1967. Servicio Aerofotográfico Nacional.

Hoy en día, los conjuntos de vivienda son desarrollados por la inversión privada y auspiciados por el Estado a través de sus programas de crédito preferencial MiVivienda, que si bien reducen la extensa brecha entre la demanda de vivienda popular y su oferta, no construyen ciudad. La gran mayoría de conjuntos de vivienda están construyendo agrupamientos aislados donde buscan “resguardarse” de la urbanidad, y en donde el intercambio social se da en pequeños espacios colectivos tras muros y rejas controladas por vigilantes de seguridad.

La normativa vigente considera aceptable que conjuntos de cientos de familias se desarrollen en áreas cercadas y aisladas del resto de la sociedad. Igualmente, se permite que proyectos de alta densidad se construyan con pocas áreas verdes, calles muy estrechas y mínimos servicios sociales y/o educacionales. Los espacios sociales fundamentales para construir sentido de comunidad, se evaden en proyectos que están perfectamente dentro de la normatividad y en el correcto proceso de urbanización que la ciudad promueve. Pareciera entonces, que entre las normas vigentes del reglamento de edificación, hubiera un objetivo oculto de disolver la urbanidad y la sociedad, y de construir habitaciones sin construir ciudad.

Resulta lamentable haber llegado a los actuales procesos de urbanización auspiciados por el Estado, en una ciudad que alberga en su tejido urbano las ideas de vivienda y formas de urbanización más importantes del siglo XX.

Unidad Vecinal del Rímac.

A pesar de ser poco difundidas en las universidades hoy en día, muchos de los conjuntos y barrios de Lima son producto de la búsqueda de ideales de urbanidad y construcción de una comunidad. En particular, en la segunda mitad del siglo XX, se han producido obras y proyectos de unidades vecinales destacadas, donde se articulan correctamente formas urbanas de vivienda colectiva, espacios públicos, ciudad y territorio.

Desde la aparición de los primeros síntomas de la transformación de Lima a una metrópolis durante la primera mitad del siglo XX como la congestión vehicular, altos índices de densidad habitacional, hacinamiento, falta de servicios básicos en el centro de la ciudad, barrios -dormitorio y suburbios-, los planes de desarrollo urbano y programas de vivienda han buscado el equilibrio social a través de nuevos modelos de urbanización entre los cuales destacan ampliamente las unidades Vecinales de Lima.

En ellas, es crucial entender que las ideas que sustentaron conjuntos como la UV3, Mirones, Palomino y Próceres, entre otros, se centran en encontrar las mejores relaciones entre el espacio público y la vivienda colectiva en una ciudad moderna e igualmente están relacionadas a la creación de las nociones de privacidad y colectividad, elementos claves en cualquier sociedad moderna.

Conjunto Habitacional Palomino, Cercado de Lima, 1976. Servicio Aerofotográfico Nacional.

Las unidades vecinales de Lima y del resto del Perú, al igual que Pedregulho en Río de Janeiro, Presidente Alemán en Ciudad de México y muchos otros conjuntos de vivienda de esta época, fueron proyectadas bajo los ideales de igualdad e integración social, democracia, libertad y vida en comunidad. Por ello, estos proyectos de vivienda intentaron conjugar la vida privada de las familias -al interior de las viviendas- con el espacio urbano -el exterior compartido por la sociedad- y con ello aspirar a lograr la integración social.

En ese sentido, las unidades vecinales de Lima fueron respuestas particulares en tiempo y espacio a la búsqueda del bienestar del sujeto moderno y la voluntad de hacer ciudad dentro del contexto de crecimiento y desborde urbano de Lima. Desgraciadamente, hoy la sociedad en general, y su clase política en particular, han dejado de buscar el desarrollo y la integración ciudadana, y han apostado por la búsqueda del éxito comercial y el desarrollo de la individualidad. Igualmente, el sentido de exclusividad y confort, asociados al bienestar económico, han deformado el sentido de comunidad en la vivienda colectiva y su pertenencia a la ciudad y la sociedad. La arquitectura transforma el presente y le da forma a la ciudad y al territorio. La responsabilidad por la ciudad que estamos construyendo es algo que todos los arquitectos debemos afrontar.

Conjunto Habitacional Santa Cruz. Servicio Aerofotográfico Nacional.

____________________________________________________
*Sharif Kahatt es arquitecto y urbanista por la Universidad Ricardo Palma, Universidad Politécnica de Barcelona (ETSAB) y la Universidad de Harvard (GSD). Ha trabajado en proyectos de arquitectura y urbanismo, y dado clases y conferencias en Perú, Estados Unidos, España, Alemania, y México entre otros países. Desde el 2010 es profesor de Arquitectura en la Pontificia Universidad Católica del Perú y dirige junto a Marta Morelli K+M Arquitectura y Urbanismo.

Publicado en ARKINKA 216 Noviembre de 2013
Ver Resumen de ARKINKA 216 http://issuu.com/revistaarkinka/docs/revista_arkinka_216


Read More...

Paradigmas coincidentes | Humberto Viccina / Jorge Losada

14 Septiembre 2015

Paradigmas coincidentes
Tres bienales temáticas del 2014
Por Humberto Viccina / Jorge Losada*

Las bienales de arquitectura dejan una muestra del estado de la profesión del arquitecto a nivel local o internacional y aquellas que trascienden las fronteras nacionales brindan esa muestra de manera aún más interesante, pues nos permiten comparar la calidad de la arquitectura que se produce en contextos diferentes. Este año, en Latinoamérica, hemos tenido varias bienales, pero nos centraremos en tres: la Bienal Iberoamericana de Arquitectura, celebrada en Rosario; la Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito y la Bienal de Arquitectura Peruana, realizada en Huancayo.

 Casa M, Rosario. Estudio Aire. Obra premiada en la IX Bienal Iberoamericana de Rosario.

Colegio Santa Elena de Piedritas, Talara. Elizabeth Añanos y Carlos Restrepo.
Obra premiada en la IX Bienal Iberoamericana de Rosario.

Como apreciación general, creemos que es importante comentar el espíritu que detectamos en los lemas de cada organización. Se percibe una preocupación por la geografía, el territorio y la ciudad que está hoy muy presente en el discurso del mundo de la arquitectura, destacando a las formas interdisciplinares y participativas en que la arquitectura responde a esos desafíos. Si en la arquitectura existe una idea, un proceso y un producto final, hoy en día se está dando más importancia al segundo elemento en relación al diálogo con otros profesionales, a la participación (y uso) social o público del espacio y a la autosostenibilidad, palabra omnipresente en todo discurso, incluso político, que se usa con frecuencia en la explicación de muchos proyectos de arquitectura como si fuera una novedad en la profesión. Sin embargo, en las obras que se presentan en una conferencia como en las que se premian en las bienales se nos debe permitir aprender del ejemplo de edificios e intervenciones que están conceptualizados con inteligencia y que están pensados de manera coherente hasta en su mínimo detalle constructivo, sin importar que esas obras sean de uso público o privado, o que hayan contado con un pequeño o gran presupuesto. En realidad, los arquitectos sabemos que la participación de profesionales de otras disciplinas y de los mismos usuarios finales en el diseño es importante, pero es el arquitecto quien debe tomar el oficio de gestor y organizador en el proceso para poner finalmente sus capacidades al servicio de un diseño y una construcción de primer nivel.

En la Bienal Iberoamericana de Rosario aplaudimos algunas conferencias que los arquitectos premiados o invitados prepararon con mucho esmero. Algunos de ellos nos hablaban de toda su trayectoria y otros, del carácter social o público de uno de sus proyectos premiados –a veces con demasiado énfasis en el diseño participativo y la función social del proyecto-. Sin embargo, en el conjunto de obras premiadas, podemos ir desde la conceptual Casa M en Rosario del Estudio Aire hasta el Colegio Santa Elena de Piedritas en un  caserío cercano a Talara; es decir, se perciben grandes variables y contrastes. En la primera obra, de gran calidad, si el jurado “premió la arquitectura que mejora la vida colectiva” –como se dice al presentar el panorama de obras-, no es fácil descubrir en qué medida este proyecto logra ese objetivo. Por otro lado, el proyecto del Colegio de Añaños y Restrepo tiene una proyección social y aprovecha los recursos y materiales disponibles para un uso público, pero también posee unos detalles constructivos y acabados que surgen de un trabajo de diseño concienzudo y genuino, pensado también en función del carácter desértico del lugar y su correspondiente clima cálido. Son dos proyectos muy diferentes- un par de ejemplos entre muchos-, pero muy buenos a la vez. Como resultado, fueron premiados por su calidad arquitectónica y lo merecían.

Escuela de Chuquibambilla,Satipo. AMA y Bosch Arquitectos.
Segundo premio internacional Hábitat social y desarrollo en la Bienal de Arquitectura de Quito 2014.

Volviendo a las teorías, criticamos sin embargo el discurso político y social que pretende infiltrase como justificación de un buen diseño arquitectónico y que vemos presente, como hemos dicho, en los lemas o ejes temáticos de estas bienales, en sus conferencias y en las memorias de algunos proyectos. En la Bienal Panamericana de Quito hubo seis categorías y en las referidas al diseño, nos llama la atención la curiosa necesidad de explicar la decisión del jurado en términos como “una vivienda sencilla, alejada de los centros de poder…” con que se justifica el primer premio en Diseño Arquitectónico para la Casa Convento de Enrique Mora Alvarado. También es relevante la importancia que tiene el concurso “Hábitat social y desarrollo”, que la Bienal convocó con alcance mundial, donde se premió una Casa Albergue de Pablo Moreira en la Amazonía ecuatoriana y en segundo lugar a la Escuela de Chuquibambilla de Afonso, Maccaglia y el estudio Bosch, en la Amazonía peruana. Se trata de dos proyectos con un marcado servicio social, pero es cierto también que suponen un trabajo arquitectónico distinto –como la misma intervención de viviendas rurales de Jorge Luis Chávez en Perú, con mención honrosa- a los sofisticados edificios de vivienda en Brasil y Francia, que el jurado también distingue. Finalmente, la Bienal de Arquitectura Peruana tuvo un tema y un lema, también en una adaptación forzada a las tendencias discursivas de moda. El tema era “Arquitectura Sostenible en la Ciudad- Territorio” y el lema “La Arquitectura Peruana frente a los desafíos del cambio climático”, lo cual nos hace deducir la voluntad de valorar la respuesta al clima de la arquitectura en términos de utilización de sistemas pasivos. Siendo muy loable la intención, la premiación de la Bienal corrió por  otras sendas ya que de la última producción presentada solo se pudo destacar las significativas obras del estudio Barclay&Crousse y de David Mutal, quienes merecieron los hexágonos de oro y plata respectivamente. Se trata de dos proyectos de alta calidad pero cuyas significaciones y énfasis proyectuales no tienen que ver directamente con el tema planteado. En este sentido lo que podemos inicialmente preguntarnos es si hay que definir un tema y un lema de confrontación (el tema y el lema figuraban en las bases) o solamente este debe servir para un evento académico paralelo. Por otro lado, viendo el panorama de obras, vemos una gran distancia entre estos proyectos y los otros que reciben solo menciones, como para no dejar en blanco los casilleros en las otras categorías con premios desiertos.

 Lugar de la Memoria, Lima. Barclay&Crousse. Hexágono de Oro en la XVI Bienal de Arquitectura del Perú.
Hotel B, Lima. David Mutal. Hexágono de Plata en la XVI Bienal de Arquitectura del Perú.

El hecho de declarar desiertos varios premios (como el mismo hexágono de cobre) nos vuelve sobre la cruda realidad de una evidente falta de “masa crítica”; es decir, un consistente grupo de obras que juzgar, y en ese caso, muchos premios no podrían tener ningún merecedor. Ante esta situación, tal vez deberíamos preguntarnos sobre cómo organizar una Bienal Peruana; si esta debe tener un carácter internacional o si se debe dejar que libremente se presente cualquier proyecto nacional, sin tener que pagar una cuota de inscripción. Toda bienal es una oportunidad de dar a conocer el “estado de la cuestión” de la arquitectura y con una organización como la que hemos visto (semejante a las anteriores) no es posible lograrlo, y se trata de algo necesario para promover la mejor arquitectura a través del ejemplo. Un aspecto final a considerar sería la subdivisión en categorías con premios escalonados. No puede ser que un buen proyecto en relación al patrimonio esté condenado a ganar como máximo un Hexágono de Plata o un proyecto de Diseño Urbano –no de “planeamiento urbano y urbanismo”-, a ganar como máximo un Hexágono de Cobre; mientras que los investigadores no lo pueden ganar nunca, para no hablar de quienes presentan un proyecto no construido o un proyecto estudiantil (categorías a nuestro juicio fuera de lugar junto con la de ¿“Innovación arquitectónica”?). En ese sentido, sería suficiente que existan solo cuatro categorías y que entre quienes ganen en ellas se escoja un premio mayor -El Hexágono de Oro- que como fue desde el principio, representaría el premio nacional de arquitectura que en Perú no tenemos; premiaríamos así lo realmente mejor de la arquitectura para impulsar hacia arriba la mediocridad en la que se encuentra hoy la producción arquitectónica peruana, tanto de uso público como privado.

____________________________________________________
*Humberto Viccina es arquitecto y profesor del Programa académico de Arquitectura de la Universidad de Piura. Ha realizado una maestría en Arquitectura-Historia, Teoría y Crítica en la Universidad Nacional de Ingeniería de Lima. Es autor de diversos artículos y prepara actualmente un trabajo sobre la situación de la arquitectura contemporánea en Latinoamérica.

Jorge Losada es Doctor Arquitecto por la Universidad de Navarra (España) con especialización en Paisaje y Medio Ambiente. Ha impartido clases en la Universidad de Navarra y actualmente es profesor de Proyectos de la Universidad de Piura. Ha escrito una tesis doctoral sobre proyectos de espacios comerciales y ha escrito diversos artículos. Ha realizado estancias de investigación en la Columbia University (Nueva York), en el Getty Research Institute (Los Angeles), en el Politécnico de Milano (Italia) y en la Helsinki University of Technology (Finlandia).

Publicado en ARKINKA 230 Enero de 2015
Ver Resumen de ARKINKA 230 http://issuu.com/revistaarkinka/docs/revista_arkinka_230


Read More...

Herramientas de Planeamiento Urbano para incrementar la resi...

24 Septiembre 2016

Herramientas de Planeamiento Urbano para incrementar la resiliencia de las ciudades
El Plan de Desarrollo Metropolitano de Arequipa
Por Carlos Zeballos

1. INTRODUCCIÓN
Arequipa es una ciudad favorecida con potencialidades importantes: un Centro Histórico patrimonio de la humanidad, un área agrícola que aún puede disfrutarse a solo pocos minutos del Centro Histórico y un crecimiento económico por encima del promedio en los últimos años. Sin embargo, comparte problemas comunes con muchas ciudades en el Perú: un ámbito urbano fragmentado que se extiende con una bajísima densidad, la depredación constante de su campiña, el enorme déficit de áreas verdes, alto desencuentro social y una población de bajos recursos que se asienta en la periferia, en condiciones precarias y expuesta a riesgos de desastre (Fig. 1).
 

Fig. 1. La expansión acelerada y descontrolada de la ciudad, especialmente sobre áreas vulnerables, es uno de los principales problemas que aqueja a Arequipa.
Fotografía: Carlos Zeballos (2016).

En ese aspecto, el presente artículo expone algunas de las estrategias tomadas en cuenta para el incremento de la resiliencia urbana durante la elaboración del Plan de Desarrollo Metropolitano 2016-2025 de la ciudad, llevado a cabo en el Instituto Metropolitano de Planeamiento de la Municipalidad Provincial de Arequipa - IMPLA, buscando fomentar el desarrollo de una ciudad más humana, más preparada para asumir los posibles desastres a los que está expuesta y que permita su desarrollo ambiental, social, económico y cultural.
La Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción de Riesgo de Desastre - UNISDR define la resiliencia urbana como “la capacidad de un sistema, comunidad o sociedad expuestos a una amenaza para resistir, absorber, adaptarse y recuperarse de sus efectos de manera oportuna y eficaz, lo que incluye la preservación y la restauración de sus estructuras y funciones” (UNISDR, 2009)1. Esta es una definición directamente ligada a la preparación de una ciudad ante la ocurrencia de eventos de desastres (100 Resilient Cities, 2015)2. Varios autores se refi eren a esta como resiliencia pasiva (Serre & Barroca, 2013)3
Pero también la resiliencia urbana asume el enfoque de dotar de mejor calidad de vida a sus habitantes. Así, ResilientCity.org, propone diversos principios para el planeamiento de ciudades más resilientes, entre ellos la densidad, diversidad y mezcla de usos, la creación de lugares que refuercen la identidad de la comunidad, la integración de sistemas naturales y la participación y el involucramiento de comunidades4. Esta se denomina resiliencia proactiva.
Son, precisamente, esos dos enfoques, el pasivo y el proactivo, los que se han abordado en el PDM, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los habitantes de la ciudad de Arequipa.

2. MODELO CONCEPTUAL
Un modelo de ciudad da respuesta a las disfunciones de la urbe actual, siendo expresión sintética de las aspiraciones que se tienen para un ámbito espacial determinado (Delgado, G., 2016)5 (Fig. 2).

Fig. 2. Modelo de la ciudad de Arequipa.
Fuente: IMPLA 2016.

Complementariamente al modelo sistémico de planeamiento (Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, 2009)6, el cual se basa en la separación de los distintos aspectos de la realidad en sistemas estudiados en detalle y por separado, se propone un modelo de planeamiento urbano relacional, que defi nimos como la interacción de diversos sistemas físicos y sociales dentro de un ámbito determinado (Delgado, Málaga & Zeballos, 2015)7. Los elementos de análisis, que se han llevado a cabo con software especializado como Sistemas de Información Geográfica y Sintaxis Espacial, se detallan a continuación.

A. SISTEMA DE CENTRALIDADES
Según el BID, las centralidades se definen como equipamientos y/o espacios multifuncionales de diferentes escalas, con un rol definido, que atraen personas y bienes en donde se brindan servicios y se producen intercambios colectivos (Cuenin & Silva, 2010)8.
Para la identificación de centralidades, se categorizaron los usos de suelo según su relevancia (sectorial, zonal o metropolitana) y se estableció un área circundante o buffer de acuerdo a la influencia que estas actividades ejercen en su entorno. Este método permitió definir la estructura de uso de la ciudad, conocer dónde se concentran las principales funciones y su nivel de atractibilidad. El análisis SIG permitió determinar la importancia del Centro Histórico como principal polo de atracción de la ciudad, pero, a la vez, se identificaron una serie de nodos y ejes que determinan una clara estructura radiocéntrica, lo que difiere del modelo del actual plan director, que asume a Arequipa como una ciudad lineal (MPA, 2002)9 (Fig. 3).

Fig. 3. Estructura actual de la ciudad, según sus centralidades.
Imagen: IMPLA 2016.


B. CONECTIVIDAD VIAL
A fin de analizar el comportamiento de la estructura vial, se dibujó toda la red de vías y se hizo un análisis geométrico y topológico, según el método de Sintaxis Espacial (Hillier, B.,2007)10. El estudio arrojó como vía de elección predilecta en la ciudad al eje Av. Aviación - Av. Ejército. Por otra parte, el análisis de integración a nivel local demostró, además, la importancia de algunos ejes radiales y otros estructuradores a nivel zonal (Fig. 4).

Fig. 4. Mapa axial de integración, por Space Syntax (en rojo, las vías más integradas).
Fuente: IMPLA 2016.

C. SISTEMA DE INTERFASES
Una interfase es el punto o área de contacto entre dos o más ecosistemas, a través del cual varios niveles de interrelación, así como flujos de materia, energía e información pueden converger. En estas áreas se concentran los atributos de los ecosistemas convergentes, lo que resulta en una caracterización más compatible y más amplia del ecotono al que pertenecen (Pesci, R., 1999)11. Las tres interfases más importantes que se encuentran en Arequipa son: la interfase del río Chili, la interfase urbano-rural y la expansión urbana en áreas de riesgo volcánico, sísmico y de inundación (Fig. 5).

Ocupación de torrenteras por viviendas precarias y vulnerables a riesgos de inundación.
Fotografía: Diario El Pueblo.

 

Fig. 5. Análisis de la interfase urbano-rural.
Fuente: IMPLA 2016.

3. POTENCIANDO LA RESILIENCIA URBANA EN AREQUIPA
A. ESTRATEGIAS DE RESILIENCIA PASIVA
Según los escenarios de riesgo analizados, las áreas que concentran mayores problemas ante la eventualidad de catástrofes de inundación y erupción volcánica se hallan ubicadas en las quebradas de las torrenteras, en los distritos de Alto Selva Alegre, Mariano Melgar, Miraflores y Paucarpata, así como en las estribaciones de los cerros y volcanes. En estos casos, se propone la reubicación de las viviendas en zonas en riesgo y la conversión de las torrenteras en un sistema de áreas verdes, con vegetación desértica que pueda sobrevivir con escaso riego y con el agua de lluvia que, estacionalmente, cae sobre Arequipa en los meses de verano. Durante época de lluvias el cauce permitiría un discurrir de las aguas sin producir estragos y durante la época seca estas áreas se convertirían en un espacio de socialización entre barrios, los cuales se hallan actualmente fragmentados y divididos.
Igualmente, se propone la restricción de la expansión urbana en áreas de pendiente alta, para evitar riesgos de deslizamiento en caso de sismos.

Frente ribereño del río Copiapó, en Chile. En época de estiaje, la cuenca es usada como un espacio social para la integración de la comunidad.

B. ESTRATEGIAS DE RESILIENCIA PROACTIVA
I. EL RÍO CHILI COMO UN PARQUE METROPOLITANO
El PDM de Arequipa reconoce al río Chili como el principal estructurador natural de la ciudad que la atraviesa de norte a sur, transversalmente al sentido de crecimiento de la ciudad (noreste-suroeste).
Permanentemente amenazado por especulaciones inmobiliarias, intereses de invasores, deforestación y contaminación, la cuenca del Chili es concebida como un gran agro-parque metropolitano de 2000 has, y le confiere el status de Zona de Tratamiento Especial ZRE, la cual deberá contar con un respectivo plan. El PDM también establece los lineamientos a los que ese plan deberá ceñirse, entre los que se cuentan la protección del Parque Ecológico de Alto Selva Alegre, la intangibilidad de la campiña en la zona de Chilina y el tratamiento especial del área de contacto con el Centro Histórico (Fig. 6).

Fig. 6. Metrocuenca del río Chili, sistema de parques metropolitanos (verde oscuro) y áreas agrícolas protegidas (verde claro).
Fuente: IMPLA.

II. PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y CULTURAL
En coordinación con la Superintendencia y la Oficina Técnica del Centro Histórico de la Municipalidad Provincial, el PDM reconoce el valor del área central mediante la definición de una ZRE y la delimitación de un área de influencia. También se ha coordinado la interrelación entre el borde de la zona de amortiguamiento del área monumental y el área periférica inmediata, a fin de que se establezcan usos y densidades afines entre ambas zonas.
Asimismo, se propone la creación de anillos viales que canalicen el tránsito, cuyo destino no es el Centro Histórico, pero que, actualmente, se ve forzado a transitar por él, con la consecuente fricción y daño al ámbito monumental.
Adicionalmente, se ha coordinado con el Ministerio de Cultura, la identificación y protección de áreas de valor patrimonial, paisajista y arqueológico en los pueblos tradicionales y áreas aledañas a la ciudad.

El problema más grave que deberá afrontar Arequipa es frenar la especulación y las invasiones, que han determinado su atrofiado crecimiento. En morado se encuentra el ámbito de la ciudad y, sobre él, se superponen polígonos correspondientes a los petitorios de urbanización, cuya área excede la de la ciudad actual.


III. PROTECCIÓN DE LA CAMPIÑA
Ante la constante y voraz depredación de áreas agrícolas, el PDM propone la protección de más de 10 000 hectáreas de campiña, mediante la instalación de sanciones drásticas que incluyan fuertes multas y, en algunos casos, demolición para quienes habiliten y construyan ilegalmente sobre áreas verdes, desincentivando apetitos inmobiliarios sobre estas zonas (Fig. 6).
En los casos de islas rústicas, que, por presión urbana, no tienen productividad, se propone su conversión a parques, de manera que mantengan y/o mejoren su aporte a la calidad ambiental del área donde se encuentran.


IV. INTEGRACIÓN DE LOS BARRIOS EN LAS ZONAS PERIFÉRICAS
Debido a su crecimiento anárquico, fragmentado y desarticulado, las áreas periféricas tienen graves problemas sociales, económicos, de seguridad, ambientales y de riesgos, al margen de la falta de equipamientos que obliga a sus habitantes  a trasladarse a áreas centrales para resolver sus necesidades de educación, salud, trabajo y ocio.
Por ese motivo, se propone la consolidación de barrios dotados de centralidades, lo cual permitirá la mejora económica de estos sectores, reducirá la necesidad de viajes al centro y reforzará la identidad de sus habitantes con su sitio. Adicionalmente, se propone la integración de estos barrios, a menudo separados físicamente por torrenteras, mediante espacios verdes especialmente trabajados con un paisajismo desértico, que permita su mantenimiento con poco agua, y que se conviertan en aglutinadores sociales a la vez que reducen el riesgo en estas zonas.
Complementariamente, se propone la integración de estas zonas periféricas mediante una vía articuladora residencial, la cual, además, ofrecerá una ruta de escape alternativa en caso de un evento volcánico.
Estas tres estrategias –centralidades, parques, vía residencial– mejorarán en mediano plazo las condiciones de vida de estas poblaciones marginales.

V. INCLUSIÓN DE TRANSPORTE SUSTENTABLE
En coordinación con la oficina del Proyecto Especial de Transporte, el PDM fomenta el desarrollo de una red multimodal de transporte público que reemplace la actual oferta de pequeñas unidades cúster, que saturan vías por su poca capacidad y alta frecuencia, ocasionando problemas de tránsito y contaminación (Fig. 7).

La red de transporte se basa en cuatro trocales, relacionadas por una red de vías articuladoras y conectoras.
Complementariamente, se propone crear una red metropolitana de ciclovías, la cual podrá articularse con la red de transporte público.

Fig 7. Ante la saturación de la principal vía de la ciudad, la Av. Ejército (arriba), se propone la segregación del tránsito rápido por un viaducto de 1.4 km, el reemplazo de las unidades cúster por el Sistema Integrado de Transporte, la dotación de ciclovías y la recuperación del espacio urbano para el peatón.
Elaboración: Karol Mamani.


VI. CREACIÓN DE UN SISTEMA DE PARQUES METROPOLITANOS
Arequipa, una ciudad de un millón de habitantes, no cuenta con un parque metropolitano, a pesar de encontrarse en una zona desértica y del agudo déficit de áreas verdes por habitante. Los pocos espacios verdes que existen no cubren la demanda poblacional y suelen saturarse los fines de semanas.
El PDM propone un sistema de metroparques que constituyen 1452 hectáreas de nuevas áreas verdes, incluyendo la forestación con especies desérticas de las zonas de riesgo, tanto las estribaciones de los cerros y volcanes como también las áreas de torrenteras, en coordinación con la oficina de Gestión Ambiental de la Municipalidad (Zeballos, C., 2016)12 (Fig. 6).

Un área eriaza y de propiedad del Estado puede convertirse en un gran parque metropolitano de 400 ha, que beneficiaría, especialmente, a la población del Cono Norte, que carece de espacios de recreación. El parque puede irrigarse con agua de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales. Imágenes: Google Earth / Carlos Zeballos.

4. EL IMPLA
Un aspecto crucial en la implementación del PDM es la presencia del Instituto Municipal de Planeamiento - IMPLA, una OPD independiente de la municipalidad que velará por el cumplimiento, desarrollo y actualización del plan. Este es el segundo instituto de planeamiento municipal en ser implementado en el país.
Directorio: arquitectos Luis Alemán Abad, César Durán, Hugo Muelle, José Enciso.
Gerente: arquitecto Francisco Ampuero.
Oficina técnica: arquitectos Sonia Anglada, Fernando Cuzziramos, Gustavo Delgado, Manuel Málaga, Milagros Monrroy, José Vera, Carlos Zeballos y abogado Fernando Cárdenas.

El área en las inmediaciones al Puente San Isidro ha sido siempre considerada como intangible, al ser zona paisajista, área de riesgo y estar dentro de la influencia de la zona UNESCO. Inexplicablemente, se empezó a construir allí una urbanización industrial. Si bien la Fiscalía del Medio Ambiente detuvo de obra, es importante recuperar el área para uso recreativo y paisajista. Ese ha sido el rol que le ha dado el actual PDM.

Fig. 8. Mapa de zonificación.
Fuente: IMPLA 2016.

Fig. 9. Mapa de vías.
Fuente: IMPLA 2016.

_________________________________________________________

1 UNISDR, “Terminología sobre Reducción de Riesgo de Desastre”, Naciones Unidas, 2009, pp. 28.
2 100 Resilient Cities. http://www.100resilientcities.org/resilience#/-_/ Accedido: 02/11/15.
3 Serre, D. & Barroca, B. “Natural hazard resilient cities”. Natural Hazards and Earth System Sciences Journal. 2013, Vol 13, pp. 2675.
4 Resilient City. “Urban Design Principles” http://www.resilientcity.org/ index.cfm?PAGEPATH=Resilience/Urban_Design_Principles&ID=11928 Accedido: 02/11/15.
5 Delgado, A. “La estructura urbana del Plan de Desarrollo Metropolitano Arequipa 2016” en InfoCAP N.2. Colegio de Arquitectos del Perú, Regional Arequipa, Arequipa, Perú. Abr. 2016, pp. 7-9.
6 Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú. Dirección Nacional de Urbanismo. “Manual para la Elaboración de Planes de Desarrollo Urbano”. Lima, Perú, 2009, pp 50.
7 Delgado, G., Málaga, M., Zeballos, C. “Alcances del Plan Metropolitano de Arequipa”. En InfoCAP N.1. Colegio de Arquitectos del Perú, Regional Arequipa, Arequipa, Perú , Dic. 2015, pp. 19-21.
8 Cuenin, F. & Silva, M. “Identificación y Fortalecimiento de Centralidades Urbanas. El Caso de Quito”. Banco Interamericano de Desarrollo, Washington, EE. UU., 2010, pp 4-7.
9 Municipalidad Provincial de Arequipa. “Plan Director de Arequipa Metropolitana 2002-2015. Ciudad Oasis”. MPA, Arequipa, Perú, 2002, pp 171-179.
10 Hillier, B., “Space is the Machine: A Configurational Theory of Architecture”. Space Syntax: Londres, Reino Unido, 2007.
11 Pesci, R., “La Ciudad de la Urbanidad”, Editorial CEPA, La Plata, Argentina, 1999, pp. 47-83.
12 Zeballos, C. “El Sistema del Áreas Verdes según el PDM Arequipa 2016” en InfoCAP N.2. Colegio de Arquitectos del Perú, Regional Arequipa, Arequipa, Perú. Abr. 2016, pp. 10-11

Publicado en ARKINKA 250 Setiembre de 2016
Ver Resumen de ARKINKA 250 https://issuu.com/revistaarkinka/docs/revista_arkinka_250


Read More...

Réquiem por las Unidades Vecinales de Lima | Sharif Kahatt

Réquiem por las Unidades Vecin...

Paradigmas coincidentes | Humberto Viccina / Jorge Losada

Paradigmas coincidentes Tres b...

Herramientas de Planeamiento Urbano para incrementar la resi...

Herramientas de Planeamiento U...

 

 

 

Resumen Edición Digital Nº 250

Índice | Edición 250

Editorial

Editorial

Llegamos al número 250 de ARKINKA. Si bien es cierto que, cuando se inició su publicación, no figuró entre nuestras pretensiones tener una longevidad notable, nuestro empeño en que los...

Conversación

Conversación

PANORAMA ACTUAL DEL PERIODISMO ARQUITECTÓNICOENCUENTRO DE SUS PROTAGONISTAS CELEBRANDO EL NÚMERO 250 DE ARKINKACon Adolfo Córdova / Miguel Cruchaga / Wiley Ludeña / Frederick Cooper Frederick Cooper: Ustedes son los ...

Teórico

Teórico

EN DEFENSA DE LA CRÍTICAPor Wiley Ludeña ¿Por qué no existe crítica arquitectónica en el Perú?No se puede negar que, hoy, el Perú experimenta no solo una especie de boom...

Proyecto Nacional

Proyecto Nacional

PARQUE RAIMONDILA GRAN OPORTUNIDAD PARA UN NUEVO DESARROLLO SOSTENIBLEMinisterio del AmbienteProyecto Especial Parque Ecológico Nacional Antonio RaimondiAncón / Puente Piedra, Lima2015 - 2016 (EN PROCESO) El Parque Raimondi constituye el...

Crítica

Crítica

Un oasis de sombraPor Humberto Viccina Le Corbusier dijo que la arquitectura era el encuentro de la luz con la forma, lo cual nos hace pensar que el modo en...

Diseño

Diseño

YA VENGOEXPOSICIÓN DE OBJETOS E IDEASPor Elio Martuccelli MEMORIA DE TRES EXPOSICIONESHe realizado dos exposiciones individuales. Esta es la tercera. Todas, cada doce años (SE VENDE, 1992. NO TOCAR, 2004....

Arqueología

Arqueología

SEGUNDA PARTEEL PRESENTE ARTÍCULO CORRESPONDE A LA SEGUNDA PARTE DE LA INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA TITULADA PRESTIGIO, PODER Y NUEVOS ESCENARIOS CEREMONIALES MOCHE EN EL COMPLEJO EL BRUJO, COSTA NORTE DEL PERÚ,...

Portada 250

Síguenos en Facebook

Redes Sociales

Dirección: Camino Real 111 Of. 203, San Isidro, Lima Perú
Teléfonos: (51-1) 221-8380 / 221-6913
E-mail:  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Página web: www.arkinka.net